Soloski.net La web de la Nieve desde 1.997

Soloski es un portal a los deportes de inverno, con información de Estaciones de esquí, competiciones, el Tiempo,..

Wed’ze incluye la tecnología MIPS a su último casco, el Carv 700

Wed’ze incluye la tecnología MIPS a su último casco, el Carv 700

El nuevo casco de la marca de nieve de Decathlon dispone de 9 orificios de aireación, 6 de ellos ajustables por un simple botón corredizo, un peso pluma de menos de 500 gramos, buen aislamiento térmico y se sitúa entre los cascos más seguros del mercado Gracias a cumplir la norma EN 1077-B y a la Tecnología MIPS que incorpora.

¿Qué es la Tecnología MIPS?

El sistema MIPS (sistema de protección frente a impactos multidireccionales) para cascos que reduce los puntos de presión en el cerebro en caso de sufrir un impacto angular (los impactos angulares significan básicamente golpes en la cabeza al sufrir un accidente).

Los impactos con el casco en caso de accidente son con mayor frecuencia en ángulo con el suelo, no frontalmente. La tecnología MIPS consiste en una capa de baja fricción que permite que la capa externa del casco deslice, absorbiendo parte de la energía del golpe, reduciendo en un 40% la aceleración de rotación de la cabeza cuando golpea el suelo.

¿Cómo funciona un casco equipado con el sistema MIPS?

En caso de sufrir un impacto, los cascos normales sin MIPS incluyen un forro que reduce la presión sobre el cerebro al deformarse con el impacto, aunque el golpe pueda causar que el cerebro gire dentro del cráneo, lo que podría provocar daños cerebrales. La ciencia detrás de la tecnología MIPS fue inspirada por la defensa natural del cuerpo frente a este tipo de lesiones cerebrales: el líquido cerebroespinal, un líquido que fluye entre el cerebro y el cráneo y que permite que el cerebro se deslice durante un impacto angular.

  Ya puedes alquilar tu material de esquí en Decathlon

De modo similar al funcionamiento del líquido cerebroespinal al sufrir un impacto angular, el forro MIPS se desliza para redirigir las fuerzas del golpe, redirigiendo a su vez la transmisión de la energía que de otro modo iría hacia el cerebro. El forro solo se mueve unos milímetros durante un periodo muy corto de 2 milésimas de segundo; no obstante, esto basta para reducir la fuerza rotacional que podría transferirse al cerebro y causar daños o lesiones.

Selecciona Idioma »